Una mañana de Oktoberfest en Munich o la historia de un gironí desubicado:

Una mañana de Oktoberfest en Munich o la historia de un gironí desubicado:

Cada vez soy más de otoño. El ser humano ha ideado múltiples y variables formas para amortiguar el fin del verano. En otoño salen muchos de los mejores discos del año – des de luego mejor que la música del verano -, las ciudades aprovechan al máximo los últimos días de cálida temperatura, la gastronomía se vuelve más consistente y los exámenes y entregas están aún lo suficientemente lejos. Cada rincón del globo goza el otoño de forma distinta, en Girona las fires, en Millwakee con Halloween y sus pumpkin beers y en Munich con el Oktoberfest.

El Oktoberfest, esta fiesta que sin perder la esencia y la tradición ha pasado de ser una competición agrícola bávara a la macro fiesta de la cerveza mundial.

Pero, ¿que se encuentra un pueblerino realmente en un Oktoberfest?

Un Oktoberfest es creo la fiesta que empieza peor de las que he estado. Básicamente a las 7 de la mañana te encuentras estrujado en medio de una cola inmensa con la esperanza de tener mesa a las 9h. Con un poco de suerte alguien te acercará cerveza caliente, que evidentemente te sabe a meado de burra.

Una vez pasada la cola la situación mejora exponencialmente. Te sientas en una mesa, bueno, te sientan con otros extraños. En nuestro caso los extraños eran unos chinos-canadienses y unos alemanes de Nuremberg.  Al principio nos saludamos cortésmente y la conversación se reducía al círculo de confianza. Sabíamos que la cerveza haría el resto y la verdad es que al final del día nos despedimos de nuestros amigos asiáticos  con un beso suizo y con los alemanes nos abrazamos con camaradería mientras me sorprendí de lo rápido que aprendí la lengua de Goeth . Pero no avancemos hechos.

Entras, y el macro-montaje orquestra, banderas, cerveza y tradición ya te han cautivado.  A las nueve nos sirven la primera cerveza y pretzels. Un litro por barba. El ambiente aún dormido se va levantando rápidamente. Cada cinco minutos un bávaro se levanta en su mesa y se baja el litro de un sorbo, seguido de aplausos, abrazos y cánticos. Y tu recuerdas que tu madre te dijo “allí donde fueras, haz lo que vieras” y claro te intentas probar. No lo consigues. Pero son las 10 y ya casi te has terminado tu segunda cerveza.

A las 10 y media sientes que el lederhosen te sienta bien. Te sientes bávaro. Y aunque los alemanas te miran como un catalán miraría a un alemán con barretina, eres feliz. Otto te mira con complicidad cuando brindas “Prost!” y te reafirmas “soy un bávaro más”.

Entonces empieza a sonar el orquestra, Ein Prosit Der, que va a ser tu himno por lo que queda de velada. De nuevo sin saber como estás en cima de la mesa bailando con Otto y te das cuenta que toda la tienda está igual. Yo me pregunté ¿Cuánto se ha dado esta transición? Da igual, otra cerveza y a continuar que estoy muy arriba. Annetta te cuenta que es del Bayern y que Guardiola bla bla… y tu respondes que eres de Girona y que tu equipo casi sube a primera. No entiende nada. A ti te da igual, porqué, de nuevo, estás muy arriba.

Y te mantienes arriba, mucho tiempo y muy rápido. Quieres cervelas y bratwurst y te olvidas del pan con tomate, mientras te prometes que todos los años de tu vida irás al Oktoberfest de Munchen, mientras te enamoras un poco más del otoño.

Sobre el autor

Juan Francisco Jimenez Jacinto

Juan Francisco Jimenez JacintoEs profesor de Periodismo en la Universitat Abat Oliba CEU

Ver todos los posts de Juan Francisco Jimenez Jacinto

Deja un comentario