Entrevista

Quim Casas: “Los actores nos arriesgamos porque volver a subirnos a un escenario vale la pena»

El artista explica su trayectoria y el impacto de la pandemia en los teatros

Fotografía de Quim Casas / Quim Casas
Quim Casas, actor /Aula News
Avatar G. Gutiérrez

El actor Quim Casas, además de pisar los escenarios, es biólogo, naturópata, doctor en comunicación y un profesor universitario que trabaja en diferentes disciplinas relacionadas con el mundo de la comunicación. AULA NEWS ha hablado con él sobre su trayectoria y el impacto de la pandemia en el mundo del teatro.

P: Ha participado en teatro, televisión, radio… ¿Cómo ha sido su experiencia en cada una de ellas?

R: Digamos que pertenecen a diferentes épocas de mi vida, aunque en algunas de ellas he trabajado de forma simultánea en todos esos campos. Llevo muchos años unido también al mundo audiovisual, en RAC1, Com Ràdio, TV3, 8TV, Ona Catalana… y que continue. Estuve casi dos años en un programa de radio de fin de semana matinal, también en otro de televisión y lo combinaba con el teatro. He estado incluso haciendo directos, en unidades móviles de radio, y trabajo actoral en diversas series televisivas ya sea con personajes episódicos, haciendo doblaje o presentando. Normalmente los actores ya estamos acostumbrados a hacer malabarismos con los horarios y con los diferentes trabajos que hacemos además de eso, los cuales suelen estar dentro del mundo audiovisual o enseñanza.

P: ¿Cuándo supo que quería ser actor?

R: Comenzó cuando tenía 7 años. De lo único que me acuerdo de una obra de teatro que vi aquí en Gavá, y a mi madre que tenía al lado le dije «yo quiero hacer esto, yo quiero subir a escena, yo quiero subir en el escenario». Desde entonces empecé a hacer teatro y he continuado hasta ahora.

P: ¿Cómo pasó del teatro a integrarse también en otros campos de la actuación? 

R: Los actores trabajamos en diferentes campos además del teatro, como en series y películas, por lo que nos apuntamos a castings y audiciones. Yo presenté mi trabajo a nivel teatral, me dieron un tiempo con monólogos ante cámara y a partir de ahí los directores de diferentes series ven y escogen. Tuve la suerte de que me seleccionaron para algunas series de TV3 y entré. Después me especialicé en el ámbito de la voz. Hice un posgrado de locución, hice unos exámenes de homologación de la voz por TV3, los pasé y desde entonces pongo la voz a algunos programas que tienen y combino la parte de actor a series con la parte de doblaje.

Experiencia en pandemia

P: ¿Ha afectado la pandemia al sector de la interpretación? 

R: Sí, de forma muy negativa porque estamos al límite. No solo los actores y actrices, sino también los teatros y las productoras. Estamos pasando por un momento en el que cuesta que la gente vuelva a tomar conciencia de que el teatro es algo seguro. Las autoridades sanitarias son las que mandan y se debe respetar todo lo que digan, claro, pero esta es una profesión que ha quedado muy afectada y los teatros necesitan ayuda. Muchos tienen que pagar el aire acondicionado, calefacción, alquiler y personal limpieza, arreglos y ahora no están cobrando, no hay público que vaya. Y lo mismo ocurre con los grupos de actores, con las compañías porque si no tenemos funciones, no podemos ofrecer… Los actores nos arriesgamos, porque sabemos que con tal de volver a subirnos a un escenario vale la pena, aunque luego no sepamos con seguridad lo que podamos cobrar. Por ahora en medio de la incertidumbre toca subsistir. Esperamos que pronto podamos subir al escenario dentro de la normalidad con la que dejen hacerlo.

P: Dentro de todos aspectos negativos, ¿no ha encontrado algún cambio de adaptación durante la pandemia que haya resultado positivo?

R: En cuanto al teatro, se debe reinventar. No se pudo hacer con el espectáculo que tuve pendiente antes de la pandemia porque estaba hecho para interpretarse en el teatro sí o sí, no podía ser con cámaras. Sin embargo, con el grupo de teatro que llevo en la UAO seguimos los ensayos de la obra en la que trabajábamos hasta la fecha en la que iba a ser el estreno, aunque la prorrogamos para este año. Y ese fue un aspecto positivo, ya que no me esperaba poder ensayar teatro con Zoom o con Teams. También he hecho un taller de comunicación con estas aplicaciones y he aprendido que no hay límites en este sentido. Aunque una obra en un escenario tiene una magia propia que no se puede suplir. 

Fotografía de Quim Casas /UAO CEU

P: ¿Cómo definiría su rutina habitual como actor?

R: Pues depende, porque no es constante. Es como una ola, ahora estás arriba y ahora estás abajo. Es más fácil describirla en los días de función, de martes o miércoles a domingo. En la mañana estamos tranquilos, repasando cosas, haciendo otros trabajos y ya a partir de las 18 o 19 pasamos por el teatro y lo que hacemos normalmente es preparar el camerino, preparar vestuario, escenografía, hacer estiramientos, calentar el cuerpo, la voz y repasar el texto. Actuamos y sobre las doce de la noche terminamos. Al día siguiente, lo mismo.

P: ¿Siempre ha trabajado en Cataluña?

R: Ha sido mi centro de trabajo (Girona, Barcelona, Tarragona, Lleida), pero luego empecé a trabajar en teatro en Madrid y me dio la oportunidad de entrar en un musical con el que pude hacer gira por todo España. Hice actuaciones puntuales en Valencia y Zaragoza, fuera de la península hice algo en Perpiñán, Mallorca, Baleares, Canarias… Y ya fuera del país, trabajé en Lituania. En un hospital hicimos unos shows teatrales, muy mímicos porque evidentemente no sabía lituano. Hicimos actuaciones teatrales muy míticas y se trabajaba en tres lenguas. Catalán, inglés y lituano. 

P: ¿Cree que las oportunidades que puede encontrarse aquí son menores a las que puede encontrar fuera?

R: No, en todo caso pienso que sí hay lugares donde tienen mucha más tradición teatral que otros. Si hablamos de Cataluña, Barcelona tiene más fuerza a nivel teatral. Y si habláramos de todo el Estado español, diría que en Madrid es similar. Luego hay ciudades en concreto que tienen una gran referencia con el teatro, como Tàrrega. Fuera de aquí pasa lo mismo, como en Nueva York o según que sitios de Francia o Italia. Puede ser algún caso que si hay algún caso que no depende dónde esté situado, pero en Barcelona somos unos buenos referentes. 

Múltiples ámbitos profesionales

P: ¿Cómo ha sido combinar las diferentes profesiones que tiene? 

R: Para mí, espectacular. La verdad es que a priori puedes pensar que son cosas muy diferentes. Pero no, son bastante complementarias. La biología me ha servido para trabajar el teatro, porque hay cosas que la biología te explica de una manera y el teatro de otra. Esto se complementa bien con la parte emocional o proyección de la voz, igual que con la naturopatía.

P: ¿Hasta ahora ha podido incorporar alguna rutina propia, en el ámbito de actuación o comunicación, que tenga que ver mucho con un aspecto biológico del cuerpo para que funcione mejor?

R: Rotundamente, sí. Para preparar el cuerpo, calentar el cuerpo y la voz o estirar fuera de escena, la biología me ha dado «herramientas» a nivel de tener pautas de trabajo muscular y físico. Y dentro de escena también, porque hay momentos en que puedes hiperventilar o marearte. Tienes que saber cómo gestionarlo tú y saber cómo el personaje lo gestiona también, claro, y hago uso de la biología en momentos así para calmarme o poder controlarlo bien.

P: ¿Existen rutinas o ejercicios que no haya visto antes, pero que haya incorporado con sus alumnos o compañeros de trabajo? 

R: Muchísimos, para trabajar en teatro y a nivel diario con tal de gestionar un tema tan importante como la salud. Hay ejercicios que hago yo y que se los recomiendo a mis alumnos. Aunque también aclaro que todo lo que sugiero no solo es porque a mí me hayan funcionado, sino también porque veo que hay un estudio científico detrás que respalda los beneficios.

P: ¿Tiene alguna anécdota en que todos estos conocimientos le haya servido?

R: Tengo muchas, pero una de ellas fue que caí al suelo en medio de una función por una lipotimia. Me volví a levantar de inmediato, pero estuve unos segundos volviendo a recordar dónde estaba y lo que hacía. La gente ni lo notó, al contrario, se pensaron que hizo parte de la función, por lo que se lo tomaron bien e incluso el mismo director me felicitó luego por haber incorporado aquella caída a la escena. Aún así lo pasé fatal, porque luego me dio la paranoia de que me volviera a pasar. Si no hubiera sabido manejar la respiración, no sé si hubiera salido tan bien librado de esta experiencia…

Mundo de la actuación

P: ¿Cuál es la probabilidad de que seleccionen a un artista en una obra famosa?

R: No te la puedo decir porque esto va como va. El año pasado estuve en una función que estaba programada y en cartelera. Y fue como fue. Me hicieron el casting, les gusté y adelante, pero a veces tienes que ir de puntillas, tocando puertas y que pase lo que tenga que pasar. La idea es un poco no parar.

P: ¿Ha conocido actores que disfrutan de lo que hacen pero prefieren vivir alejados del mundo de la fama?

R: No, creo que entre todos los que conozco en el mundo del teatro no hay nadie que lo piense, aunque a veces puede ser duro. Sí que es verdad que yo prefiero estar en un equipo de confianza, seamos más o menos conocidos.

P: ¿Experimentó el temor de ser encasillado por un tipo de papeles al inicio de su carrera artística y no poder recibir ofertas de otros diferentes a esos?

R: A mí no me ha pasado, porque me gustan los retos. Pero sí que sé de gente a la que han encasillado en determinados papeles. Hay actores que no hacen publicidad justamente para evitarlo. En mi caso no, aunque hay cosas que tampoco he hecho por no identificarme.

P: ¿Entonces la publicidad es un factor para evitar que esto suceda?

R: Sí, porque entonces ya no te pueden relacionar con un anuncio. Hubo un tiempo que la gente me identificaba por un anuncio de Mutua Madrileña que hice y decía «Soy, soy, soy». Se quedan grabados en la mente de los demás y te pueden identificar, pero a veces es pasajero. 

Opciones a elegir

P: Antes ha mencionado que le gustan los retos. ¿Considera entonces que se sientes atraído por determinados roles que sabe que le gustarán o prefiere escoger aquellos que sean muy diferentes entre sí?

R: A mí me encanta escoger roles que sean muy alejados de lo que soy, porque es un reto y también prefiero perfiles diferentes que no me encasillen en uno solo. Me han puesto papeles similares alguna vez, pero para mí como actor es más enriquecedor trabajar con personajes que sean alejados a mí y además eso te hace aprender mucho.

P: ¿Hay oportunidad de elegir qué hacer y de qué actuar?

R: Sí, a veces se solapan 2 proyectos y uno debe escoger. Si surge una función para un sábado a las 8 y otro a las 9, tal vez un cover puede remediarlo, pero es complicado porque a veces puedes hacerlo y otras no. Así que yo prefiero hacer las cosas bien, estar en los lugares que tocan y evitar inconvenientes. Claro que al principio no, ya tienes suerte si te eligen. O en mi caso, me integré en dos proyectos que llevamos a escena. Luego me fueron conociendo en ese mundo, me llamaban por allí o por allí, en un casting u otro… No hay una norma general. 

P: ¿Cree que existe una ventaja entre escoger papeles similares o muy diferentes?

R: Es lo mismo, al fin y al cabo. Si es un perfil parecido a ti, el trabajo es diferente al que harías con un personaje que no lo sea, pero eso no lo hace más fácil, solo son dos maneras distintas de enfocarlo. Lo importante es que el personaje guste y tenga buena interpretación escénica.

P: ¿Empezó por el teatro o se puede entrar en el mundo de la actuación por otras vías?

R: Hay personas que empezaron por otras cosas y han acabado haciendo teatro y otras que comenzaron en teatro y terminaron haciendo algo diferente… Requiere de una vocación muy específica, creo yo. 

P: Si tuviera que dar un consejo a aquellas personas que quisieran actuar, ¿cuál sería?

R: Que lo hagan, que salgan a escena y si les gusta que continúen. Este sería mi consejo, tirarte de la moto porque pasas momentos de muchas dificultades, pero tienes que seguir, como todo. No es solo reír, hay un proceso detrás, de estudio, de trabajo de personaje, pero a mí me encanta. Y también es muy importante hacer equipo.  

G. Gutiérrez

Estudiante de periodismo con un gran interés por la cultura, literatura y sociedad.