La contaminación cae con la expansión de la pandemia

La contaminación cae con la expansión de la pandemia

Los niveles, especialmente de dióxido de nitrógeno, disminuyen drásticamente en Europa debido al confinamiento por el coronavirus

Resulta irónico que un virus que afecta al sistema respiratorio esté dejando el aire limpio de contaminación como no se recordaba en años. Las restricciones de movimiento debido a la pandemia del coronavirus están causando efectos beneficiosos en la salud de los cielos de grandes ciudades. Y existe prueba de ello: el satélite de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha tomado imágenes que muestran un drástico descenso de la contaminación en buena parte de Europa.

Las fotografías reflejan la concentración de dióxido de nitrógeno en Europa del 14 al 25 de marzo comparada con la media de marzo del año anterior. La caída a nivel visual es muy notable en urbes como París o Lyon, en Francia, y Roma, Milán y Nápoles, en Italia.

Niveles de dióxido de nitrógeno antes y después del cierre de Italia. /ESA

Niveles de dióxido de nitrógeno antes y después del cierre de Italia. /ESA

La principal fuente de las altas concentraciones de este gas es el uso de combustibles fósiles en el transporte, la industria y la calefacción. Este gas aumenta el riesgo de sufrir enfermedades respiratorias y reduce la inmunidad ante infecciones pulmonares. Además, aumenta la concentración de ozono troposférico, un gas efecto invernadero que fomenta el calentamiento del planeta.

Claus Zenher, jefe de la misión Copérnico Sentinel 5-P, ha confesado que «nunca habíamos visto algo así en Europa». El satélite que ha hecho las observaciones se lanzó en 2017 y comenzó a operar en abril de 2018. «Lo único comparable fue la drástica reducción que vimos en Pekín durante los Juegos Olímpicos de 2008, cuando las autoridades cerraron la ciudad al tráfico y pararon las centrales térmicas de carbón», ha añadido Zenher.

A nivel nacional

En Barcelona, la contaminación por dióxido de nitrógeno ha bajado entre un 70% y un 80% desde el 21 de marzo. «Estamos observando una drástica reducción de gases asociados a la movilidad«, ha confirmado Mercè Rius, directora general de Qualitat Ambiental.

La tendencia es parecida en la capital. En Madrid, dicho gas ha descendido de media un 57% desde que se inició el encierro domiciliario. La media en toda España sería del 64%, según un estudio realizado por la Universidad Politécnica de València (UPV).

No obstante, para Javier Andaluz, experto de Ecologistas en Acción, «estas reducciones se deben a medidas coyunturales que difícilmente se mantendrán pasada la cuarentena». En 2009, tras la crisis financiera, se dio un repunte de las emisiones de dióxido de carbono del 5%. En manos de todos está el no volver a tropezar dos veces con la misma piedra.

Deja un comentario