Bares y restaurantes ven una luz al final del túnel

bares y restaurantes
Mesas de un restaurante ocupadas por clientes.
Ricardo Jiménez Padrós Ricardo Jiménez Padrós

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, compareció tras el Consejo de Ministros del pasado 29 de abril para explicar «un desconfinamiento gradual y asimétrico». Las fechas no son exactas, ya que todo dependerá de una serie de marcadores que se establezca en cada una de la fases para pasar a la siguiente. Tras varias semanas cerrados, bares y restaurantes conocieron la hoja de ruta para volver a la normalidad. El Gobierno publicó un plan dividido en 4 fases de desescalada: 0, 1, 2 y 3.

Fases de desescalada

La fase 0 no aporta nada nuevo, la única posibilidad que tiene un restaurante para abrir es sirviendo a domicilio. Por el momento, todos aquellos locales que han podido abrir durante el confinamiento lo seguirán haciendo, así que serán los menos damnificados por la crisis del Covid-19.

A partir del día 11 de mayo, inicio de la fase 1 o inicial, se permitirá la apertura de la restauración con un 30% de ocupación en las terrazas. Esto permitirá que muchos bares y restaurantes vuelvan a abrir sus puertas por primera vez desde el 14 de marzo. Además, en esta fase también se contempla la posibilidad de recoger comida para llevar a casa, los conocidos como ‘take away’.

El inicio de la fase 2 o intermedia llegará el día 26 de mayo. En un principio, los bares y restaurantes ya podrán abrir el interior de sus locales. Esta medida irá acompañada de la reducción a un tercio del aforo máximo de estos establecimientos. Es decir, por cada mesa llena, dos vacías. De este modo, la vuelta a la normalidad estaría bastante cerca.

Si todos los marcadores permiten superar estas primeras 3 etapas, se entrará en la fase avanzada el día 10 de junio. En este caso, ya se permitirá un mayor aforo en el sector de la restauración, preservando siempre las distancias de seguridad, llegando así a una nueva normalidad el día 25 de junio.

Por otro lado, Pedro Sánchez anunció que «la duración de las fases será como mínimo de 2 semanas cada una», por lo que las fechas podrían verse modificadas.

Incertidumbre y desconfianza

La preocupación y las dudas en bares y restaurantes no han desaparecido con este plan de desconfinamiento. Muchos propietarios no saben cómo podrán reabrir sus negocios y mantenerlos económicamente. Roger Pallarols, presidente del Gremio de restauración de Barcelona, afirmó en la cadena ‘Ser Catalunya’ que «no puede haber ningún local que se plantee abrir con unas limitaciones de aforo tan importantes». Además, mostró su disconformidad asegurando que «el Gobierno demuestra una gran desconexión con la realidad de los bares y restaurantes de Barcelona».

Uno de los grandes problemas es el pago del alquiler. Con menos clientes, los ingresos serán inferiores y abrir supondrá un riesgo. «Gran parte de los bares y restaurantes no iniciarán el proceso de reapertura hasta la fase 3, una vez el aforo no sea tan limitado», dijo Pallarols. A pesar de las dudas que tiene este sector para volver a la normalidad, el presidente del Gremi hizo hincapié en que «si se mira de una manera objetiva, hablar de desescalada es una muy buena noticia».

Muchos clientes habituales han podido seguir disfrutando de la comida pidiendo a domicilio, pero la posibilidad de volver a comer en un bar o restaurante está cada vez más cerca. La hostelería es uno de los sectores más importantes de PIB, pero a su vez es de los que más ha sufrido por la Covid-19.

Ricardo Jiménez Padrós

Si la vida me permite unir dos de mis mayores placeres, escribir y comer, no desaprovecharé la oportunidad. Además de amante de las letras y la cultura culinaria, soy estudiante de tercero de periodismo. Soy muy ambicioso y siempre quiero mejorar, creo que uno aprende cometiendo errores.