Un año del Covid

Sobrevivir al enemigo silencioso

La Universitat Abat Oliba CEU sufre una transformación digital en tiempos de pandemia

Transformación digital en la Universitat Oliba CEU
Aula de la Universitat Oliba CEU con pantallas Hyflex / Alba Ranchal Muñoz
Alba Ranchal Muñoz Alba Ranchal Muñoz
Avatar Alejandro Bordoy Sánchez

La pandemia del Covid-19 apareció en Wuhan (China) a finales del 2019. Y hace un año aterrizó en España provocando que cogiera desprevenidas a muchas empresas y organizaciones. Lo que en un principio parecía que iba a durar unas semanas se prolongó por un periodo indeterminado de tiempo provocando un cambio trascendental en el modus vivendi de las sociedades.

La declaración de estado de alarma en España provocó un cambio inédito en los procedimientos de entidades públicas y privadas. La Universitat Abat Oliba CEU no se quedó al margen de esa transformación digital. 

Digitalización de las aulas

La situación requería un plan de actuación rápido, pero no todo el mundo supo adaptarse y reaccionar con urgencia. En el ámbito educativo, las universidades españolas se vieron obligadas a implantar un nuevo modelo de  doble presencialidad. Es el caso de la Universitat Abat Oliba CEU, que estuvo  varios meses con las instalaciones clausuradas, pero mantuvo la actividad funcionando en formato online por el confinamiento. Durante ese tiempo, supo anticiparse a la situación y actuar de forma rápida pudiendo reanudar el nuevo curso 2020-21 la actividad educativa a través de las clases híbridas. Esto fue posible gracias a que la Universidad instaló un sistema digital apoyado en pantallas Hyflex instaladas en las aulas. Este programa permitió desde un primer momento que los profesores pudieran interactuar de forma directa con los estudiantes de la misma forma que si estuvieran en el aula.

“Somos el centro de referencia en transformación digital con más de 400 aulas digitalizadas”, explica Juan Francisco Jiménez, delegado para la transformación digital de la UAO. La universidad catalana del CEU durante este año de pandemia ha trabajado con Microsoft, LG y Logitech. El cambio que ha sufrido la educación a causa de la Covid-19 “ha supuesto la transformación digital y la conversión de la docencia digital para muchos profesores y alumnos” añade el profesor Jiménez, y apunta que “estamos hablando de un nuevo paradigma que se construye sobre la marcha. Entre todos participamos de esta realidad de docencia digital.”

Modalidad presencial y online 

Las primeras semanas supusieron un periodo de adaptación tanto para profesores como para alumnos. Asimismo, durante ese tiempo siempre hubo la incógnita de si las circunstancias iban a durar todo el semestre o si sería algo temporal. “Los primeros días entre los de la clase comentábamos que lo de estar encerrados por el Covid no iba a durar mucho”, cuenta el estudiante de 4rto de Periodismo, Alex Puigmal. Los alumnos se encontraron ante algo desconocido y la incertidumbre aumentaba por momentos. Pero, al igual que los docentes, los estudiantes tuvieron que aprender nuevas herramientas para continuar con las clases a distancia. Esa herramienta digital se llama Teams, y gracias a ella se ha podido llevar a cabo la interacción entre profesor y alumno. En apenas unos días se familiarizaron con el programa y actualmente los estudiantes de la Universitat Abat Oliba CEU están muy introducidos en las nuevas tecnologías.

Desde el primer semestre del curso académico 2020-2021 existe la modalidad de doble presencialidad, aunque hay grados como el de Psicología que no han acudido a la universidad hasta este mes de marzo, puesto que no han necesitado hacer uso de las instalaciones para hacer clases prácticas. “Los profesores se han esforzado y todos han puesto de su parte. Se ha hecho lo que se ha podido.” dice Inés Vidri, estudiante de Psicología de la UAO, aliviada por estar de nuevo en la universidad. Hasta ahora el modelo doble presencialidad permitía al alumno hacer clases prácticas de forma presencial y las teóricas de forma online. Esta metodología se diseñó para evitar las grandes aglomeraciones en la universidad y evitar el riesgo de contagio. No obstante, en cuanto la situación sanitaria del país lo ha permitido, la cantidad de clases presenciales se han incrementado en la mayoría de los grados. “Nos alegró tener la posibilidad de seguir haciendo clases en la universidad y también desde casa, la universidad lo hizo bien en este aspecto”, aclara el delegado de 4rto de Periodismo, Lucas Cañete.

En este mes de marzo en el que se cumple un año desde que empezó la pandemia, el retorno a las aulas ha sido complicado en algunos estudios. Marc Llabina, profesor de Comunicación audiovisual y Televisión reconoce las dificultades de esta nueva etapa: «Algunos han ido bastante perdidos los primeros días».

Personal de la universidad

Una parte muy importante de la universidad es todo el personal de administración y servicios que trabaja en la universidad y ha estado al frente de la situación en todo momento, con la misma preocupación e incertidumbre que todo el alumnado. “Fue muy duro al principio. De un día para otro nos dijeron que ya no se abría, y teníamos todo el género fresco”, dice Baldo Jiménez, personal de la cafetería. Él recuerda cómo en la universidad solo estaba el personal de la casa, y en el mes de septiembre con la cafetería cerrada, pusieron una food truck en la entrada de la universidad donde se servía cafés, bebidas, algún que otro snack y bocadillos. 

Baldo Jiménez no es el único que ha vivido en primera persona la dureza de la pandemia. Un miembro de la recepción de la universidad confirma que tuvo Covid, y estuvo desde marzo hasta julio con síntomas. “Soy muy pesado en llamar la atención por las mascarillas porque yo lo he vivido”, subraya esta persona de recepción.

Optimismo

La pandemia no solo ha traído cosas negativas en el mundo educativo, y así lo explica el vicerrector de Ordenación Académica, Swen Seebach: “Creo que en este momento implementar una transformación digital de este estilo te permite una interacción con personas que están en casa y desde otros países, que me parece estupendo y es un trabajo increíble”. Según él “es una inversión positiva en la imagen de la universidad como institución. Tenemos las mejores instalaciones que podríamos tener en un aula, y eso no lo hubiese dicho antes”. 

Alba Ranchal Muñoz

Cursé Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Abat Oliba CEU. Después de estar unos meses descubriendo Sídney, me adentré en una nueva aventura: estudiar Periodismo en la misma universidad. Ahora me enfrento a un nuevo reto con ilusión y muchas ganas de mostrar e informar al mundo todo lo que ocurre en nuestra sociedad.

Alejandro Bordoy Sánchez

Estudiante de Ciencias Políticas y Periodismo. Apasionado de la actualidad internacional y con ganas de contar lo que está pasando pasando en el mundo. Enamorado de las novelas y el deporte.