Tradición y repostería

Cristina Espín: «Con mis monas demuestro que hay que ayudar siempre a los que no tienen»

La Pastisseria Llorenç de Viladecans lleva a cabo en Semana Santa un proyecto solidario con los niños del Hospital Sant Joan de Déu

Donación monas de pascua al Hospital Sant Joan de Déu
Cristina Espín (izq.) en la donación del año 2019 para el Hospital Sant Joan de Déu / Pastisseria Llorenç
Alba Ranchal Muñoz Alba Ranchal Muñoz

Cristina Espín (Viladecans, 1993) es la encargada de dibujar sonrisas en la cara de muchos niños que están hospitalizados. Ella está al cargo de Pastisseria Llorenç, un negocio familiar que lleva muchos años endulzando la población barcelonesa de Viladecans y que colabora con el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona con un proyecto solidario: hacer que la bondad llegue en forma de chocolate durante la Semana Santa. 

P: ¿Qué relación tiene la Pastisseria Llorenç con el Hospital Sant Joan de Déu?

R: Desde el año 2015 donamos para la Semana Santa las monas que no se han vendido y nos sobran en nuestra pastelería. Son 6 años de colaboración solidaria con ellos.

P: ¿Cómo les surgió la idea?

R: Fuimos al hospital a ver al padre de una dependienta que tenía cáncer y nos comentaron que habían muchos niños hospitalizados con esta enfermedad. Y en ese momento, pensamos en donar las monas que nos sobraban.

P: ¿Cómo ha cambiado la donación en tiempos de pandemia?

R: Ahora vamos una persona únicamente. Anteriormente al Covid, nos recibían los niños y poníamos en una mesa todas las monas. Actualmente la situación ha cambiado y entramos por una puerta de atrás del hospital. Dejamos las monas de pascua sin nadie al rededor, avisamos al coordinador de que todo está listo y nos vamos. No podemos tener contacto con ningún niño.

P: ¿Qué significa para ustedes hacer esta donación solidaria?

R: Para nosotros es muy gratificante ver cómo dando un simple huevo de chocolate puedes alegrar el día a un niño que está lidiando con una enfermedad tan cruel. Con mis monas demuestro que hay que ayudar siempre a los que no tienen. Además los niños son muy generosos, entre ellos comparten las monas de pascua.

P: ¿Qué monas son las que envían al hospital y cuáles son las que más se venden en la pastelería?

R: Nosotros elaboramos dos tipos de monas de Pascua: las de chocolate y las de pastel. Las que donamos al hospital son las de chocolate por su larga duración, y las monas de pastel las elaboramos la noche anterior a su venta.

P: ¿Cuántas suelen donar ustedes durante estos días?

R: Varía de un año para otro. La Semana Santa pasada pudimos donar unas 20 monas. Siempre hacemos una previsión al alza para que nos sobren y podamos entregarlas.

P: ¿Cómo se elabora la mona de Pascua tradicional?

R: La mona tradicional está hecha de briox, merengue y huevo. Pero como todo en la vida, las monas también van evolucionando, y aparecen nuevos sabores y diseños. Llevamos desde el 7 de enero preparando todo para el día de la mona. De lunes a viernes por la mañana vamos al obrador, y por la tarde estamos desde las 15 horas a las 21 horas haciendo monas, mano a mano, mi padre y yo.

Escaparate de Pastisseria Llorenç con la mona de los Minions
Escaparate de la Pastisseria Llorenç con la mona gigante de Los Minions / Pastisseria Llorenç

P: Seguro que cada año preparan monas divertidas, originales y de distintos precios.

R: Sí. Cada año hay una temática. Normalmente la demandan de los clientes es lo que sale en el cine o la novedad del año, y luego están los clásicos dibujos de toda la vida. Este año están de moda los unicornios. Nosotros vendemos monas desde 18 hasta 89 euros. Tampoco podemos hacer algo desorbitado porque el precio se dispara ya que se necesitan muchos kilos de chocolate para su elaboración. Y lo que no podemos hacer es preparar algo que no se pueda vender.

P: ¿Cuál ha sido la elaboración más espectacular que ustedes han hecho?

R: Fue una mona de 3 por 2 metros que hicimos del paisaje de Petter Pan. Era una lámina inmensa y pesaba muchísimo. Esa mona se donó al Hospital Sant Joan de Déu. Otro año hicimos los Minions. Cada uno de ellos pesaba alrededor de 150-200 kilogramos de chocolate y medían metro veinte. 

 

Alba Ranchal Muñoz

Cursé Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Abat Oliba CEU. Después de estar unos meses descubriendo Sídney, me adentré en una nueva aventura: estudiar Periodismo en la misma universidad. Ahora me enfrento a un nuevo reto con ilusión y muchas ganas de mostrar e informar al mundo todo lo que ocurre en nuestra sociedad.